martes, 25 de noviembre de 2014

ÉXODO

A la génesis  mexica

Aztlán,
la isla
—un anillo lacustre la abraza—,
es un blanco embrión palpitante,
epicentro de útero acuático,
una garza de albura vibrando
en el eco amniótico de la luna,
un paraíso bucólico donde no clama
el ritual del sacrificio.

Ténoch
guía pies con cascabeles de ayoyote,
caminan sin descanso,
caminan sin volverse.

Su Arcadia perdura
en la memoria de la serpiente,
en la memoria del jaguar.

Lejos,
en el horizonte infinito,
espera el águila sobre el nopal.

Mayte Dalianegra

Pintura: detalle del mural “La gran Tenochtitlán” (1945), Diego Rivera. Palacio Nacional, Ciudad de México
Safe Creative #1208262175101

Música prehispánica, "México Tenochtitlán/ Aztlán", Antonio Zepeda

sábado, 22 de noviembre de 2014

EN LA TRINCHERA

Se amarra la tormenta con nudo gordiano
de metralla y bombas
—tornados segando mieses maduras—,
y un trueno de obuses, la voz del mortero,
el silbido delgado del venablo veloz
o de la saeta desbocada por resorte de ballesta,
truecan el silencio en fragor de llantos.

El carcaj del odio surte con sus flechas
las manos más diestras, las manos siniestras,
y allí en la trinchera, tras de la alambrada,
agoniza entre los crespones
de una madrugada que ya no amanece,
un embrión de vida.

Son esas trincheras donde anida el odio,
bocas de una tierra que engulle a los hombres,
vulvas de una tierra que aborta a sus hijos.

Ya los comandantes y los almirantes,
y los generales,
ostentan galones de oro ajeno.

Calados los yelmos y las bayonetas,
ya prestos adargas y escudos,
el curvo alfanje,
la plúmbea tizona,
la lanza, la maza, la daga, el gladio,
ya todos los hierros.

Ya valga el pillaje,
cabalgue la muerte
sobre una montura de osamenta y cráneo.

Allí en la trinchera se acuesta el soldado,
mas no acude el sueño a sus ojos grises,
sólo espera avizorante y yerto,
con el miedo dentro del cañón de su fusil.

Mayte Dalianegra

Pintura: "Over the top" ("Sobre lo alto"), 1918, John Nash
Safe Creative #1202281214599

Música:"Ohne dich", con imágenes de la película "Stalingrad", Rammstein

miércoles, 19 de noviembre de 2014

INTERPELACIONES SOBRE LA DAMA CON PERRITO DEL PONTORMO O QUIZÁS DEL BRONZINO


¿Qué fue de aquella dama ungida de prebendas,
del rojo terciopelo que en bucles abrigaba 
el mármol de su abrazo? ¿Qué fue de su mirada,
perdida en la agonía de un tiempo que se escapa,
de un mundo que ya expira? ¿Y del lustre escarlata
que arrebolaba labios y encendía mejillas?

¿Qué fue de su bondad, del gesto mayestático
apresado en la urdimbre y en la trama del lino,
cautivo en los estratos de óleo y aguarrás?

¿Qué fue de su perrito, mascota diminuta
descansando en regazo de mimo, de ternura?
¿Qué fue de aquel pelaje de suave, dócil rizo?

El arte nos devuelve la imagen de una época
que nunca conocimos; trae la fina pátina
del color que persiste anclado a su estertor.
No ven nuestras pupilas el brillo de otros ojos,
no ven su alma serena, si acaso su apariencia,
viviendo en la mirada de aquél que fue un espejo.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Retrato de dama de rojo con perrito” (1532 -33) Jacopo Carrucci (Pontormo) o tal vez de su discípulo Bronzino. Städelsches Kunstinstitut, Frankfurt

Safe Creative #1208172134397

Música: "Adoramus te", Giovanni Pierluigi da Palestrina

viernes, 14 de noviembre de 2014

EL VIOLÍN DE LA TARDE

Recuérdame
cuando blancas, negras y corcheas
expiren
bajo el arco de un violín
que gima con cada nota.

Hazlo también
cuando tus dedos se hundan
en el diáfano fluir
de un manantial
dispuesto a calmar la sed
de una tierra agostada
por falta de compasión,
cuando tus yemas dibujen ondas
quebrando el fresco espejo del agua,
y cuando tus ojos
se queden prendidos
en el terciopelo púrpura
de unos pétalos
que tremolen al viento
como banderas del país del verano,
como promesas de labios
que esperen reconfortarte con sus besos.

Recuérdame en la calma de la tarde,
con la brisa templándote las sienes,
y enjúgate las lágrimas,
ahógalas en la vergüenza
del desamparo,
o bébelas a sorbos pequeños,
muy pequeños,
menudos,
como mis pasos alejándose.

Mayte Dalianegra

Fotografía: "Le violon d'Ingres" ("El violín de Ingres"), 1924, Man Ray
Safe Creative #1208152123816

Música: "Special needs", Placebo

jueves, 6 de noviembre de 2014

OTOÑO

Las flores de mi baranda
ya no requieren el agua,
muerto en la planta
el estío.

Otoño que has de venir
envuelto en crines de vientos de pegasos
macilentos por el discurrir del tiempo.

Otoño cautivo de ocres,
de tierras pardas,
cobrizas,
de brunos mantos lunares
que reflejan
en las aguas
turquesas y carmesíes
como frutas,
como gemas,
como joyas de oro y niebla
que pueblan una dehesa de rubios toros
ansiosos de embestir hasta tormentas.

Mayte Dalianegra

Pintura:“Perseo sobre Pegaso apresurándose al rescate de Andrómeda” (1896), Frederic Leighton

Safe Creative #1109210104306

Música: "September song" (Kurt Weill), Lotte Lenya