lunes, 23 de marzo de 2015

LA CARAMBOLA


La carambola bosqueja sendas
emplazadas en un nido de águila
despojado por la audacia del cetrero.
Esboza
la fatalidad
o la bienaventuranza,
ocasionalmente cuaja profecías,
y siempre aprehende
estrellas fugaces de veloz augurio,
intimidadas ante la presencia
de un designio que no conoce lo divino.
La carambola respira el vértigo de la semilla.

Mayte Dalianegra

Pintura: “El rapto de Ganimedes” (1650), Eustache Le Sueur, Museo del Louvre, París
Safe Creative #1202111062888

viernes, 20 de marzo de 2015

AZAR

Nunca
tus garras anhelaron
hincarse en mi carne tierna,
ni tu mirada de águila
me tuvo
nunca
por presa.

Presa de amor
tampoco me rendí, nada besó
tus plantas,
como no fueran las hojas del caduco plátano.

No hallaba mi pensamiento
más razón para ansiar
tu compañía, que la compañía misma,
que una amistad de cancela abierta.

Y un día,
un día cualquiera,
con paso decidido,
franqueaste el vano de aquella puerta
y dejaste atrás cartas escritas en el aire,
confidencias hilvanadas
en el cordón umbilical de la confianza.

Te fuiste
sin despedida, con un rictus
de solapada traición soldado
a las comisuras de los labios.

Te fuiste
por azar, aturdido por un espejismo
de ese vasto desierto que es tu vida.
Te fuiste
por la misma carambola
por la que un día,
un día cualquiera
 —esa vez con las maletas
cargadas de algo
parecido a la esperanza—, llegaste a mí.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "El rapto de Ganimedes" (1611-12), Peter Paul Rubens, Palacio Schwarzenberg de Viena

Safe Creative #1205311730847

HAIKU (las huellas)

Los pasos labran
huellas sobre la nieve
blanca y pura.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Christmas Eve" ("Víspera de Navidad"), John Everett Millais (1829 - 1896)
Safe Creative #1201110895114

viernes, 6 de marzo de 2015

AHORA SOMOS


Acariciaste mi piel en la distancia,
como acaricia la luz la sombra
cuando traspasa el dintel del día,
y acariciaste mi voz en la agonía de la noche,
esa noche en la que no anida astro ni luna,
en la que no hay candil ni bombilla,
en la que sólo estamos tú y yo,
tendidos  sobre un papel en blanco,
sobre un lienzo de huidizo colorido,
imaginando los ojos, las bocas, las manos,
besando las ausencias, ansiando el roce de las pieles,
el tormento de los sentidos, el fragor de la batalla,
percibiendo el salitre y el azúcar
que, encendidos, humectan las ingles,
mascando las horas que, sin sentido, nos separan del abrazo,
del beso, de la cópula.

Y ahora somos la sangre de la tierra
que nutre, en su postrero estertor, el  fulgor lunar,
ahora somos la blanca y seminal espuma de las mareas
que azotan, enfervorecidas, los abismos del planeta.
Ahora somos tú y yo.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Eva", Frank Cadogan Cowper

Safe Creative #1203311397497

lunes, 2 de marzo de 2015

VOLVERÁS A MÍ

Mis manos, las manos
que te acariciaron tantas veces,
las manos
que tantas veces dibujaron tu contorno
a lo largo de nuestra juventud,
aprietan las ansias de tenerte como entonces.

Yaciendo a tu lado
—durante el duermevela nocturno—,
te sueño
con brasas fundidas
en el crisol de una luz pálida
y limpia,
de una luz
que me restituye
el sol de la alegría
y la esperanza
de que vuelvas
al encuentro de lo que fuimos,
que vuelvas
con la mirada saciada de constelaciones,
con la nuca envanecida por el amor que te rindo,
con la boca fragante
de selvas y de bosques.

Anhelo, intuyo, creo, sé,
que volverás a mí
con la luminiscencia del rayo,
y tus brazos, y tus piernas,
y tus ojos, y tu boca,
se enredarán en mi tronco
de sauce
como unas ávidas hiedras,
succionando mi savia incandescente,
inflamable,
mientras una llamarada incendia
la ternura del beso.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Apolo y Dafne” (1908), John William Waterhouse
Safe Creative #1102128478637