viernes, 27 de junio de 2014

ALHAMBRA

La brisa atrae allí el frescor del aire,
la brisa languidece, el aire sana,
el cielo de cristal allí muestra maravillas
que en la página de la belleza escritas quedan

(Poema epigráfico labrado en los estucos de la Alhambra)

De atalaya en atalaya te diviso,
alcazaba roja,
encumbrada medina cortesana,
yeserías que el viento cincela
en filigrana con su aliento.

De atalaya en atalaya te diviso,
majestuosa Alhambra.

Una acequia sinuosa riega
la fecunda almunia,
los fragantes jazmines abrazan
los troncos de los granados persas.

Torre de la Vela, defiéndeme
de la belleza extrema.
Torre de Comares, hiéreme con la simetría
de tu patio de verdes arrayanes.

Jardín nazarí,
jardín velado
en polígono de fauces leoninas,
custodias de poder salomónico.

La sangre abencerraje
tiñe de aljófares bermejos
—de rubíes relumbrantes— la modesta
taza de un surtidor
marmóreo,
y un eco plañidero
pende del nido
de golondrina de un mocárabe.

Ay, Torre de las Damas, que te miras
en el espejo argénteo
de una alberca sosegada,
tú, que dominaste las aguas
de una alfaguara insolente,
no permitas que olvide
tus aromas de azahares,
de melisa,
menta y cantueso,
ni las glicinias que cuelgan, voluptuosas,
arracimadas, de tus recios muros de almagre.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Patio de los arrayanes de la Alhambra de Granada”, George Owen Apperley

Safe Creative #1202281214599

Música:"Recuerdos de la Alhambra", Francisco de Tárrega 
(interpretado por Ana Vidovic, con guitarra española clásica)

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ariadna abandonada, John William Waterhouse

Ariadna abandonada, John William Waterhouse