lunes, 2 de marzo de 2015

VOLVERÁS A MÍ

Mis manos, las manos
que te acariciaron tantas veces,
las manos
que tantas veces dibujaron tu contorno
a lo largo de nuestra juventud,
aprietan las ansias de tenerte como entonces.

Yaciendo a tu lado
—durante el duermevela nocturno—,
te sueño
con brasas fundidas
en el crisol de una luz pálida
y limpia,
de una luz
que me restituye
el sol de la alegría
y la esperanza
de que vuelvas
al encuentro de lo que fuimos,
que vuelvas
con la mirada saciada de constelaciones,
con la nuca envanecida por el amor que te rindo,
con la boca fragante
de selvas y de bosques.

Anhelo, intuyo, creo, sé,
que volverás a mí
con la luminiscencia del rayo,
y tus brazos, y tus piernas,
y tus ojos, y tu boca,
se enredarán en mi tronco
de sauce
como unas ávidas hiedras,
succionando mi savia incandescente,
inflamable,
mientras una llamarada incendia
la ternura del beso.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Apolo y Dafne” (1908), John William Waterhouse
Safe Creative #1102128478637

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ariadna abandonada, John William Waterhouse

Ariadna abandonada, John William Waterhouse